La travesía marítima de los protagonistas de Fear The Walking Dead parece haber llegado a su fin, y parece que la esperaza de salvarse y escapar al horror que han vivido en los Estados Unidos y en el mar puede ser posible. Pero ninguno de ellos se esperaba lo que se encontrarían al pisar tierra firme.

A CONTINUACIÓN, REVIEW CON SPOILERS DEL 2×06 DE FEAR THE WALKING DEAD

Precisamente el episodio de esta semana arranca ya en tierras mexicanas, en una iglesia, donde un pastor da un sermón a su parroquia, hablando del bien y del mal, y de que su Dios no es el responsable de lo que está ocurriendo. Parece que todos los participantes en la misa, al salir van a ir a por alguien o algo, pero se encuentran con Thomas, la pareja de Víctor Strand, quien les intenta avisar de que a quienes se van a enfrentar están mejor armados que ellos. De repente, muchos de ellos comienzan a desmayarse y sangrar por los ojos, alguien les ha envenenado.

Ya en el Abigail, Chris y Travis dialogan sobre lo que ocurrió en el capítulo de la semana pasada, cuando se supone que el chico disparó sin necesidad a Reed, y lo que casi les cuesta. Pero lo más importante es la duda que se genera en Chris, cuando su padre le reconoce que Madison no le creyó, y lógicamente se siente traicionado. Y es que desde la muerte de su madre, no ha vuelto a ser el mismo, y me da la impresión de que más tarde o más temprano, esta situación le acabará costando muy caro.

Pero vayamos a lo realmente importante, Strand y Luis se disponen a negociar su paso por la frontera, pero parece que los militares no se fían y se produce un tiroteo, del que sólo sale vivo el capitán del barco. Luis, agonizante, ruega que le entreguen una moneda a su madre (no se tú, pero yo me entero ahora de que es hermano de Thomas) y Salazar, sin miramientos, la tira al mar. Estoy comenzando a preocuparme por Daniel, el que para mí junto con Nick era el mejor personaje, al menos el más aprovechable de la serie, y está empezando a perderse. No me gusta.

A-la-espera-de-poder-llegar-a-Baja-California

Algo ya habitual en Fear The Walking Dead es la omnipresente falta de lógica en el guión, que las amenazas que en un instante parecen muy graves, al minuto siguiente no lo sean, y en esta ocasión vuelve a pasar. Esos mismos militares que en un segundo están acribillando el Abigail, 50 metros después (hacerme vosotros el cálculo en millas naúticas) desaparecen sin dejar rastro. En fin…

Por fin, POR FIN, llegan a tierra firme. Lo primero que se encuentran es con los restos de lo que parece una matanza a las puertas de una iglesia, si, exactamente la misma del principio. Pero de repente comienzan a alzarse los muertos y a rodearlos, menos mal que parecen haber espabilado como grupo superviviente y se defienden bastante bien, a pesar de 3 detalles. El primero, Nick se bloquea por unos segundos antes de acabar con una niña, Daniel tiene un flashback al sujetar a un monaguillo que le estaba atacando, y es su hija la que tiene que rematarlo, y tres, Chris, que está viendo cómo casi matan a Madison, decide no hacer nada. Pero comete un error, Alicia le ha visto.

Cuando consiguen acabar con todos, Strand les guía a la casa de Thomas. Allí les recibe Celia, la madre de éste y Luis, quien no se muestra para nada extrañada ni afligida por la muerte de uno de sus hijos, espetando un “ya sabrá cómo volver”. Ajám, si, todo muy normal. Strand se reencuentra por fin con su amor, pero la felicidad le dura unos segundos, le han mordido y le queda poco tiempo de vida. De nuevo, algo que parecía importante y que va a durar un suspiro. Ya no sé si es intención de los guionistas mostrar los cambios constantes que se vivían en esos primeros momentos del apocalipsis zombie, o si simplemente es que son así de malos.

Ya instalados, aseados y acomodados, vemos el primer roce entre los hermanastros, tras la batalla a las puertas de la iglesia, donde Chris acaba amenazando, digamos veladamente, a Alicia. Este muchacho ha perdido totalmente la cabeza. Y va a hacer algo gordo, ya lo veréis. Y no será bueno… Nick por su parte (también muy flojo esta semana) tiene una conversación con Celia , mientras degusta unos pozoles, en la que le reconoce que está cansado de tanta muerte. Otra incongruencia más, la semana pasada no tenía ningún problema en cubrirse de sangre y hoy la situación le supera.

Strand-acompaña-a-Thomas-hasta-el-ultimo-momento

Strand, que no se ha separado de Thomas en ningún momento, no parece estar del todo triste, e incluso le dice que se va a unir a él, que no le quedará nada tras su marcha. Daniel, mientras, decide no socializar con sus anfitriones, su hija le descubre en su cuarto, como hablando con alguien (¿qué narices le está pasando a este hombre?) y él mientras sale a pasear y ve algo raro. Un niño, arroja un perro por un conducto, se oye al perro llorar, y le sigue. Lo descubre en una bodega, hablando con alguien sobre cómo le ha ido el día. Cuando Salazar le pregunta con quién habla, se lo muestra, con total naturalidad. Tienen encerrados a un buen grupo de caminantes. Es para nosotros la imagen de esta semana en Fear The Walking Dead (puedes verla más abajo).

Escena que me ha recordado obviamente a The Walking Dead, a la granja y a lo que hacía Hersel, guardando en el granero a familiares y amigos. Ni en eso van a ser originales en el spin off. Alicia, por su parte, le confiesa a su madre las amenazas de Chris, y ésta se lo cuenta a su marido, quien le pide que le ayude a recuperarlo, recordándole que él siempre estuvo ahí cuando ella lo necesitó (y con toda la razón del mundo).

La siguiente escena supone la gota que colma el vaso de los despropósitos, Nick acompaña a Ofelia a rezar por su madre, como si fuera una cita. Pero cuando están de rodillas, se queda embobado mirando una talla de un búho en la corteza de un árbol donde se erige un improvisado altar. Y comienza a recordar cómo empezó todo, las primeras secuencias de la serie. Por favor, te pido querido lector que me expliques qué sentido tiene esto, que me ayudes a comprenderlo, porque por más vueltas que le doy, no le encuentro sentido.

Llegamos al final del episodio, donde ocurren varias cosas relevantes, que al menos dejan algo de interés para la próxima semana. En primer lugar, Celia le facilita a Strand unas ostias consagradas para que se suicide, algo que le parece hasta bien. Y es que fue ella la que envenenó a todos los de la iglesia. Víctor, en segundo lugar, no tiene valor para hacerlo, y en su lugar le pega un tiro a Thomas, para que no vuelva convertido. ¿O simplemente le dijo a su amado lo que quería oir? Ese disparo conecta con la última escena. Chris se había metido en la habitación de Maddy y Alicia, con no muy buenas intenciones, agarra un cuchillo y justo el disparo las despierta y lo descubren. ¡Te has lucido figura!

Chris-ha-perdido-la-cabeza

Y así nos dejan hasta la próxima semana, con el joven Manawa huyendo, con Strand, autor del disparo, destrozado por la muerte de Thomas, y con Nick y Daniel, muy por debajo de lo que nos tienen acostumbrados, uno por verse superado por la situación y el otro, por perder la cabeza por momentos. Como tengan que solucionar ésto Travis y Ofelia…


La Frase

Nick: Estoy un poco harto de todo esto. De tanta muerte.

La Imagen

Guiño a The Walking Dead. Hersel no fue el único que encerró a sus familiares y amigos una vez muertos.

al-menos-esta-semana-hay-zombies