Vamos con el tercer episodio de Outcast, la tercera de las series inspiradas en la obra de Robert Kirkman que se emiten en la actualidad. Tras dos buenos capítulos de arranque, parece que tocaba adentrarnos un poco más en la oscuridad que rodea a Kyle Barnes, y buscar respuestas. ¿Las habremos encontrado? Adelante, comenta con nosotros, esta es tu casa.

A PARTIR DE AQUÍ, REVIEW DEL S01E03 DE OUTCAST. CONTIENE SPOILERS

Bueno, ante todo, la pasada semana anticipaba un bajón en el nivel de la serie, mostrado en un soberbio primer episodio, y en esta ocasión, lamentablemente, y a nuestro entender, parece que la tendencia prosigue. Vamos al lío.

Una de las señas de identidad de la serie, al menos por el momento son su arranques. Demoledores, brutales, cargados de violencia y oscuridad. En esta ocasión, nos muestran a unos amigos, compañeros policías que están jugando a los bolos con sus parejas.Uno de ellos, Blake, está teniendo una mala noche e incluso le vemos como distraerse, marearse, cambiar radicalmente de carácter, insultando incluso a la chica que le está acompañando. Al llegar a casa, Blake, Luke y su esposa, el primero comienza a sentirse mal, por lo que su compañero sale a comprarle medicinas y sopa para cuidarlo.

Los primeros síntomas que vive en la bolera Blake pasan a convertirse en posesión en toda regla cuando ataca violentamente a la mujer cuando se quedan sólos. Cuando Luke llega a su casa, se encuentra con una escena dantesca, Blake ha masacrado a su mujer. Aunque no es en este instante cuando se ve explícitamente lo que ha hecho, lo vemos mas tarde, por la cara de Luke podemos imaginarnos el horror.

kyle-y-el-reverendo-ponen-rumbo-a-un-nuevo-caso

Nos centramos ya en nuestros protagonistas, Kyle Barnes y el reverendo Anderson, quienes están viajando rumbo a una cárcel cercana para tratar de exorcizar a Blake. Sólo un incidente por el camino, al ir a sacar el parasol se le vuela una foto que tiene con su hijo. Parece ser la única porque parece desesperar bastante al reverendo. A pesar de pararse a buscarla y no encontrarla, prosiguen su camino hasta la prisión, donde les recibe el propio Luke. Éste les acompaña hasta una especie de sótano o sala de calderas donde tienen a Blake esposado a una mesa. Luke les advierte de que puede meterse en su mente, se trata de un caso diferente.

Y tanto que lo es. Tras una primera toma de contacto, el propio pastor se da cuenta que él no puede hacer nada para entrar en contacto con el demonio, ni crucifijo, ni agua bendita, ni sus palabras… Tiene que ser Kyle el que pruebe fortuna, y que tan sólo con tocarle consiga despertar a la bestia. Parece ser que se trata de un demonio que ha oído hablar de él, el Marginado (el Outcast, de ahí el nombre de la serie). La verdad es que poco más podemos sacar de esta primera toma de contacto, en la que salen pensando que se trata poco más que de un loco más que de un endemoniado.

blake-esta-loco-o-poseido

Dejamos aparcada por el momento a la prisión para irnos con los otros dos protagonistas del episodio. Por una parte, Megan quien parece enfrentarse a un trauma del pasado. Primero, porque se queda bloqueada mientras conduce por la carretera al creer ver a alguien. Más tarde investigará ese lugar y descubrirá que efectivamente no se equivocaba, un tal Donald ha llegado a la ciudad. Consigue colarse en su habitación y descubre en su portátil que ha estado husmeando en su perfil de Facebook. Además, al hurgar en su bolsa de aseo, encuentra un preservativo, cerrado claro, pero la manera en que lo suelta, mostrando excesiva repulsa, nos hace pensar en que tuvo algún tipo de encuentro desagradable de carácter sexual en el pasado. La confirmación la tendremos cuando posteriormente, mientras hace el amor con su marido lo ve a él, y tiene que dejar al pobre Mark a medias. Mark, por cierto que vuelve a esa caravana abandonada a buscar pruebas al más puro estilo CSI, a pesar de las burlas de su jefe, para sólo encontrar un reloj caro y una uña humana. Ajám, si, muy interesante esta parte, si.

megan-se-enfrenta-a-fantasmas-de-su-pasado

De vuelta a la prisión, la tensión entre Kyle y Blake va en aumento, por lo que el primero decide rendirse. Sólo las palabras de Luke, quien le convence para que vuelva adentro son suficientes para vivir ese enfrentamiento final, en el que de nuevo llueven puñetazos sangre y líquido negro. La sangre de Kyle vuelve a ser efectiva contra los demonios, pero no suficiente para expulsarlo. Es curioso que en ese momento abandonen a Blake, asegurando que lo que se ha instalado de su cuerpo no se va a ir. ¿En serio? ¿Y lo dejáis así? Imaginaros que el pobre Luke ahora yo no tiene esperanza para salvar al que fuera su amigo. Y en esa última escena final entre ambos, a punto está de matarlo ahogándolo con sus propias manos. Pero ahí se queda su historia, con Blake llamándole cobarde y él marchándose. Primera derrota para el equipo exorcista, y primer demonio que queda suelto.

kyle-se-da-cuenta-que-no-puede-hacer-nada-por-blake

Dejo para el final las escasas escenas que vemos del misterioso hombre que hablaba con la madre de Kyle en el episodio anterior, el hombre del sombrero. Primero lo vemos afeitarse con una navaja a la vieja usanza y luego, mientras se termina de vestir, tose y escupe un poco de ese líquido negro que ya hemos aprendido que en esta serie simboliza el mal. Curiosamente, se encontraba en el mismo motel al que acude Megan para espiar a Donald.

La última escena la protagoniza Kyle, quien se extraña que la luz de la casa de su vecino Norville esté encendida tan tarde, y decide investigar. Cuando al final se decide a entrar a la casa, se lo encuentra muerto, desangrándose porque se ha cortado las venas. ¿Con qué? Con una navaja de afeitar.

Vale, si, al final parece que pasan cosas en esta serie, pero también introducen demasiadas nuevas incógnitas, y algunas de ellas, poco llamativas como lo de Megan o la caravana del bosque. ¿Eran necesarias? Espero que a la larga merezcan la pena. Además, creo que si la serie continúa con un carácter procedimental, perderá muchos enteros, a pesar de que poco a poco nos desvelen el porqué Kyle Barnes es el Marginado. Seguiremos dándole el voto de confianza.


La Frase

Kyle Barnes: Yo no elegí esto. Si tu quieres mantener alejada a tu familia por esta puta cruzada, por mí bien. Yo quiero recuperar a la mía.

La Imagen

Norville, el vecino de Kyle, parece haberse suicidado, pero la cuchilla que ha utilizado nos resulta muy familiar no?

de-quien-es-esa-cuchilla-de-afeitar