Estamos a nada del final de una de las mejores series que hemos tenido el placer de ver, y la tensión se nota en cada capítulo. La batalla final está cerca y las piezas están terminando de prepararse. ¿La máquina o Samaritan? Hagan sus apuestas.

¿Hace falta avisar? Spoilers del 5×11 de Person of Interest a partir de aquí.

El capítulo pasado nos dejó con un sabor agridulce. El sacrificio de Samantha Groove seguramente podía haberse evitado, pero había que activar algo en Harold para que por fin tomara las riendas. Aún así, los únicos que están en el cementerio visitando la tumba, son Fusco y Reese. Harold sigue desaparecido y Sameen sigue pensando que está en una simulación. Por cierto, precioso detalle el nombre que ponen en la tumba, el día en que la máquina le habló a Root por primera vez (el capítulo se emitió el 2 de Mayo de 2013 pero la máquina le habló a las 12 de la noche, es decir, el 3 de Mayo).

la-maquina-habla

John busca a Shaw para intentar encontrar a Harold y cuando la encuentra (otro detalle, la encuentra en el lugar de su mente al que escapaba con Root) esta estalla y dice que ya no aguanta más, así que se quita la gorra y se pone delante de una cámara. Acto seguido llega un hombre en una furgoneta, y antes de que consigan hacerle nada pensando que era agente de Samaritan, este le entrega un sobre y se marcha. La máquina ha decidido que Shaw sea la sustituta de Root, y con razón, puesto que el objetivo esta vez es ni más ni menos que el Presidente de los Estados Unidos de América (así, con todas las letras, que impresiona más).

objetivo-el-presidente-de-los-estados-unidos

Para poder protegerle Shaw se hace pasar por la mujer de un congresista y se dirige, invitación en mano, a una fiesta en la que estará. Reese decide acompañarla pero resulta que no hay lugar para dos en esa invitación. Afortunadamente, aparece un viejo amigo, el multimillonario Logan Pearce, también invitado y que ayuda a John a pasar.

vuelve-logan-pierce

Allí dentro consiguen desactivar una bomba que al parecer no era más que un aviso de un grupo radical. O desactivan el sistema de vigilancia que tienen o el presidente morirá. El principal sospechoso es Logan, puesto que sale raudo y veloz en cuanto tiene ocasión, y el siguiente en la lista uno de los camareros quien intenta irse también de forma sospechosa.

Gracias a Shaw descubren al grupo radical y su plan para acabar con el presidente con la ayuda de un dron. Finalmente, y como no podía ser de otro modo, logran acabar con los planes de asesinato, aunque no lo consiguen solos. No habrían podido hacerlo sin la inestimable ayuda de Joey, otro número al que salvaron, Harper, otra que tal, aunque esta era un número de esos rarunos, que son malos pero buenos, y Logan de nuevo. Resulta que la máquina ha estado reclutando más gente por su cuenta y ha decidido tener un nuevo equipo por si las moscas (¿spin-off en ciernes?)

Y a todo esto, ¿dónde está la máquina? Ayudando a Harold a llegar a Texas, en un viaje en el que Finch se sincerará con la máquina más de lo que lo ha hecho con otra gente. Destino: Encontrar un virus que puede acabar con Samaritan, pero que parece puede tener demasiados efectos colaterales.

finch-busca-un-virus-para-acabar-con-samaritan

Dos capítulos quedan ya y servidor no quiere que esto llegue a su fin. Se juntan el miedo y la pena. Pena porque se acabe y miedo por si el cierre no es de nuestro gusto. Pero como se suele decir, al menos el viaje ha merecido la pena.


La Frase

Harold: El dolor me ata al mundo.

La Imagen

¡El nuevo equipo salva al original! Esto huele a intento de spin-off que tira para atrás.

el-nuevo-equipo-salva-al-viejo