¿Lo oís? Es el sonido de una grandísima serie llegando al fin de su vida. Y no lo hace con la cabeza gacha, sino por todo lo alto. Llegamos al penúltimo capítulo de esta última temporada de Person. Una temporada que se está dedicando a despedir a casi todos los personajes relativamente importantes que han pasado por aquí. Y este capítulo no podía ser menos. Vamos a comentarlo.

A ver, los que no hayan visto el 5×11 de Person of Interest que pasen de largo, por favor, que aquí hay spoilers y no queremos que salga nadie herido.

Los que me estáis leyendo semana a semana os habréis percatado que no soy muy dado a hacer reviews al uso, me estoy centrando más en algunas partes de la trama que en otras, pasando unas por alto o mencionándolas así por encima y centrándome mucho en otros momentos. Quizás sea por mi, o quizás sea por la propia serie. Y es que me encuentro en la tesitura de una temporada final que esperaba con muchas ganas y, aunque entiendo que a la hora de la verdad es necesario contar ciertas cosas, preferiría que fuesen más rápido por ellas.

Como por ejemplo me ha pasado en este capítulo con la trama de Fusco. ¿A qué viene en el penúltimo capítulo que todavía le vengan los federales a intentar cargárselo por su investigación de los cuerpos encontrados en el túnel que explotó? Vale, esto demuestra que la telarala de Samaritan es tan alargada como imaginábamos (o más), al descubrir al responsable de esas muertes. Pero aún así pienso que a estas alturas esto ya ni interesa, bastaba con decir que Samaritan ha hecho que las mataran y punto. Fusco debería estar buscando a Finch junto a Reese y a Shaw.

reese-y-shaw

Ay, Reese y Shaw, que están como locos los pobres buscando al pobre Harold. Bueno, mejor dicho, John le busca con mucho ahínco, Shaw no está tan preocupada e incluso está a punto de rendirse. Menos mal que como pasó en el anterior capítulo, cada vez que dice que ya pasa de todo llega la Máquina y les manda un nuevo número. ¿Un nuevo número? ¿En serio? ¿A un capítulo de la presumible batalla final? No puede ser, algo está mal aquí. En realidad todo está bien, el número tiene truco, es ni más ni menos que Greer. ¿Cómo puede estar en peligro? John piensa que Harold intentará matarlo. Y es que la máquina hace lo posible por ayudar a nuestra pareja favorita (sí, ahora que Root no está tendremos que cambiarle la pareja a Shaw, una pena pero es lo que hay) a encontrar a Harold. ¿Y a dónde les lleva? A la NSA, donde se encuentra el principal protagonista de esta historia.

Sí, Harold ha llegado a la mismísima NSA. El cómo lo ha conseguido es de lo más emocionante. Hubo un capítulo en el que alguien (no recuerdo si fue Greer o quien) le dijo que aunque parecía que no se enteraba de nada, estaba seguro que tenía un lado oscuro y que cuando lo sacara a ver quién se salvaba. Como ya vimos en el capítulo anterior, el objetivo de Harold es infectar a Samaritan con un virus muy potente. El problema es que los daños colaterales parecen ser extremadamente peligrosos. Según nos enteramos en este capítulo, la propia Máquina podría “morir” también.

la-maquina-podria-morir

Para empezar Harold se cuela en casa de un tipo que tiene un software que le servirá para propagar el virus con más rapidez. Buenísima la escena en la que el tipo le pilla y Harold, sin quitar la vista del monitor ni dejar de teclear, consigue convencer al tipo para que no llame a la policía con sutiles amenazas. Después roba su avión y se va a Washington se hace pasar por el chófer de un Ministro de la OTAN. Y finalmente llega a su destino, con ayuda de la Máquina, donde consigue subir el virus, aunque justo antes de ejecutarlo los hombres de Samaritan le capturan. Son tales las ganas de Greer de hacer que Samaritan triunfe que para matar a Harold, se sacrifica él también.

Con lo que no contaba Greer era con la astucia de la Máquina. Aunque en la NSA no permiten meter dispositivos electrónicos, La Máquina ayuda a Harold a pasar su móvil, y luego guía a John y a Shaw para que se hagan con un router que ponen en funcionamiento. Eso posibilita que la Máquina tenga contacto con el interior y así consigue llegar al teléfono que pasó Harold y de esa manera, salvarle en el úlitmo suspiro, lo justo para que sea Harold quien ayude a John y Shaw a escapar. Él no puede irse, tiene que activar el virus, aunque sea el fin de su “hija” también…

harold-tiene-que-activar-el-virus

Pero antes de llegar a este punto me gustaría comentar algo más del capítulo. Los momentos que ha tenido Harold con la Máquina en todo el episodio. La Máquina le pregunta si se arrepiente de haberla creado, y para estar seguros, le muestra simulaciones de lo que le habría pasado a sus más allegados de no haber estado ella involucrada.

  • Nathan no habría muerto y Harold no estaría lisiado, pero no habría conocido nunca a Grace.
  • El hijo de Nathan habría descubierto la conspiración también pero habría muerto a manos de Shaw, quien seguiría con su mismo contratista.
  • Root estaría viva, pero trabajando para Samaritan.
  • Fusco no habría entrado en la cárcel por todo el lío de los corruptos de Recursos Humanos pero sus compañeros le verían como un traidor. Y sí, Carter estaría viva y sería la jefa por haber destapado todo el caso.
  • Y finalmente, John habría dejado la CIA, habría salvado a su amor, pero ella descubriría un lado oscuro en él que no soportaría. Le abandonaría y John acabaría suicidándose.

Al final la existencia de la Máquina ha sido lo mejor para el equipo, les ha dado un propósito en la vida.

Y llegamos al final. Harold llega frente a Samaritan quien le implora que no lo haga. Pero es demasiado tarde. Hasta la máquina, en contra de lo que dijo Greer, conoce la contraseña para activar el virus: Dashwood

¿Qué significará esta palabra? ¿Por qué la Máquina la sabía? ¿Han muerto Samaritan y la Máquina? ¿Qué nos queda entonces en el último capítulo? La semana que viene, el desenlace.


La Frase

La máquina a Harold: Quizás te conozco mejor que tu mismo

La Imagen

Harold frente a Samaritan. Y Samaritan tiene miedo, porque sabe lo que va a hacer. De hecho hace lo posible por convencerle de no seguir adelante pero es inevitable. Samaritan empieza a fallar…

samaritan-empieza-a-fallar