Y se nos fue. 13 Capítulos que nos han sabido a poco pero que los hemos degustado con el conocimiento de que eran los últimos que disfrutaríamos. 13 capítulos que han tenido de todo, hasta alguno flojo ha habido, que la perfección absoluta no existe. 13 capítulos que, tanto con sus cosas buenas como con sus cosas malas, hemos devorado. 13 capítulos que nos han llevado a un final simplemente fantástico. Vamos a comentarlo.

No sé si molestarme en avisar de lo que viene a continuación. Eso es, spoilers del episodio 5×13 (Series Finale –sigh-) de Person of Interest.

¿Puedes oírme? Si puede oír esto, estás solo. Lo único que queda de mí es el sonido de mi voz. No sé si alguno de nosotros lo consiguió. Así que déjame decirte quiénes fuimos… Y cómo nos defendimos.

Con estas palabras empezó esta temporada y con estas palabras cerraban la temporada. La voz de Root (ay, si hubiésemos sabido al principio por qué hablaba ella) nos instaba a saber cómo había acabado la guerra contra Samaritan. No pintaban bien las cosas. “Si puedes oír esto, estás solo”. ¿Era un augurio de una posible matanza? ¿Era la muerte de todos el único final posible? Eso pensaba yo al menos.

shaw-en-el-cementerio

Para más inri el comienzo del episodio seguía sin presagiar nada bueno. Primero nos ponen un poco en situación tras el final del anterior, en el que Harold había infectado la red con un poderoso virus. Sus efectos colaterales no han tardado en mostrarse, y entre otras cosas, la economía global se está yendo a pique (esto me ha recordado un poco a Mr Robot). Tras escuchar de nuevo la frase de Root/La máquina, aparece Harold en una azotea con una pistola y son el gesto un poco perdido. ¿Estás ahí? Pregunta. Sí, responde La máquina. Perdona, ¿esto es ahora? Pregunta confundida. El virus está acabando con ella también y sus recuerdos se están haciendo un lío, así que no sabe si es el momento presente o si está usando algún recuerdo. Una vez que queda claro que sí, que es ahora, Harold pregunta por el equipo. Ya sabe lo que ha pasado con John, pero no sabe qué es del resto. Por primera vez, La máquina no puede responderle, tampoco lo sabe. Y lo que no nos dejan claro es qué ha pasado con John.

john-detenido

Por supuesto, para rizar más el rizo, una serie de imágenes nos muestran momentos de nuestros héroes pero sin especificar de cuándo son (o serán). Shaw en el cementerio en la tumba de Samantha, John de rodillas con alguien apuntándole a la cabeza con un arma, Fusco desangrándose…. Y por último, Harold, en la azotea, que también está sangrando. Definitivamente, es el fin del equipo. Y sea lo que sea que quiere hacer Harold, sólo quedan 8 minutos y medio.

root-y-harold

Pero para llegar a todas esas escenas debemos vivir los distintos momentos de cada uno. Shaw en el cementerio recibe la visita de Samaritan. Afortunadamente La Máquina la avisa, hablándola por primera vez con la voz de Root. En comisaría Reese y Fusco lo tienen complicado. Una fuente anónima ha desvelado que John era el misterioso hombre del traje y no piensan dejarle ir, ni a él ni a su compañero. Pero no llegan a la cárcel, ya que alguien (Samaritan otra vez, claro) ha prometido una jugosa recompensa a los agentes si acaban con ellos. Así es como llegamos a esa imagen de John y la pistola en su cabeza. Pero Harold el salvador llega a tiempo de ayudarles.

la-sorpresa-de-fusco

Toca ir al tren donde está La Máquina, por primera vez para Fusco, y ahí se ponen al día con la situación. Samaritan ha creado una copia de sí misma y está en un servidor sellado donde no le puede alcanzar el virus. La Máquina tampoco es tonta, y ya le había dicho a Shaw que hiciera una copia de su núcleo y lo dejara en esa maleta en la que la salvaron la temporada pasada. ¿Para qué? Aún no lo ha dicho. El plan es sencillo, Shaw y Fusco protegerán a la Máquina mientras Reese y Finch irán a por la copia de Samaritan en donde está escondida, en la Reserva Federal.

Una vez más Harold demuestra su lado perverso y consigue pasar a la cámara amenazando con una bomba termonuclear inexistente. De esa manera llega hasta la cámara acorazada donde descubre que Samaritan está intentando escaparse. Y consigue frenar todos sus intentos… salvo uno. Ese uno encima quiere llegar a un satélite ruso para poder esparcirse de nuevo sobre toda la red. La única forma de frenarlo es subiendo la copia de La Máquina también al satélite, pero el problema es que Samaritan tiene intención de destruir la antena que le ayudará a cargarse en el satélite, con lo que quien ayude a la Máquina a subir, morirá también. Harold no puede permitir que muera nadie más por su culpa, así que encierra a John en la cámara y se va.

reese-en-la-camara-acorazada

Por otro lado Shaw y Fusco, ayudados de nuevo por la Máquina, han tenido una escapada épica, haciendo un agujero en el túnel y poniendo en marcha el vagón en el que están. Pero el barbas que lleva dando por saco toda la temporada (me tenéis que perdonar por la expresión) y que acabó con la vida de Root se cuela en el vagón y dispara a Shaw. Afortunadamente es una herida leve, pero cuando llegan al destino apuñala a Fusco y se escapa. Hemos llegado a esa otra escena, Fusco desangrándose, pero por suerte parece que tampoco es mortal. El único que al parecer va a caer es Harold.

O eso esperaba él, porque cuando se da cuenta, el edificio en el que está no es el correcto. ¿Cómo es posible? John está en el edificio correcto. Hace tiempo que hizo un trato con la Máquina. Si alguien tenía que sacrificarse, sería él. Y aquí vivimos una escena terrible. La Máquina ayuda todo lo que puede a John, pero ya sabemos que no puede salir vivo. Y desgraciadamente no muere por el misil, sino acribillado a tiros por los hombres de Samaritan…

la-maquina-gana

La Máquina ha subido al satélite también y esta vez sí, gana ella. Harold decide vivir la vida y se va a Italia con Grace. Fusco está a salvo, como esperábamos. Y Shaw también, quien además decide quedarse con la mascota del equipo, Bear (y mata al barbas, yeah!).

harold-acaba-con-grace

Pero la historia no acaba aquí. La Máquina ha creado una copia y la está cargando. La historia que está contando no nos la cuenta a nosotros. Se la cuenta a su copia. Está cargando toda la información que tenía almacenada. Está volviendo a nacer. Y Shaw está ahí para seguir trabajando juntos…

Me he dejado para el final los momentazos del capítulo, como es por ejemplo el hecho de que hayan decidido ponerle forma física a la Máquina para el final. Ya que tenía la voz de Root, qué mejor que usarla a ella para que además, pueda despedirse dignamente. Esas charlas con Harold, esa mano de apoyo a John. Momentos lacrimógenos totales.

la-despedida-de-harold

Además las conversaciones con Harold no tienen desperdicio. “Tu me creaste para ver a la gente morir”. No es así, le dice Harold, te creé para prevenir las muertes. “Sí”, contesta La Máquina, “pero para eso necesitaba aprender como mueren”. ¿Y qué has aprendido? “Que todo el mundo muere solo”.

Pero esa no es la frase con la que se queda, fue otra frase la que le hizo entender el significado de la muerte, la que le hizo entender el sentido de la vida, como le dice Harold, la que le hizo entender por qué ayudar a salvar a la gente. Y el ver la muerte de otros ayudó, ver al pequeño John enfrentarse al funeral de su padre, sabiendo que murió como un héroe, le hizo entender cómo la gente llega a ser como es. Y con la frase que le ayudó, termino esta review de despedida.

rrot-y-el-niño

Todo el mundo muere solo. Pero si significas algo para alguien, si ayudas o amas a alguien, si tan sólo una persona te recuerda… Entonces quizás… No llegas a morir.


La Frase

Root/La Maquina: Siempre pensaste que había algo malo contigo porque no sientes las cosas igual que el resto de la gente. Pero [Root] siempre pensó que eso era lo que te hacía hermosa. Ella quería que supieras que si fueses una forma geométrica, serías una línea recta. Una flecha.

La Imagen

Podría coger mil momentos de este capítulo pero me tengo que quedar con este en el que Root/La Máquina pone la mano en el hombro de John sabiendo ambos que va a morir en breve. Y John está sonriendo porque Finch está a salvo…

el-mejor-momento-para-despedirse,-root-y-john