¿De qué va Santa Clarita Diet?

Sheila y Joel Hammond son una pareja de agentes inmobiliarios que residen en el barrio de Santa Clarita, en Los Ángeles. Tiene una vida acomodada y sencilla hasta que un día Sheila enferma mientras enseñan una casa. Acaba expulsando lo que parece ser un órgano de su cuerpo. Desde entonces, deja de tener pulso, y siente necesidad de comer carne humana. Así comienza Santa Clarita Diet.

Y lo que parecía una historia más sobre muertos vivientes, comienza a coger poco a poco su propia personalidad, lo que en un principio parecía burdo y chabacano, acarrea su importancia. No sólo tienen que lidiar con la nueva condición de Sheila, que ya es un montón, también con ocultárselo a los vecinos, familia (tienen una hija llamada Abby que acaba ayudándoles en todo), compañeros de trabajo (espectacular la participación en ambas temporadas de Nathan Fillion) y la policía.

Deberán también buscar una solución a medio plazo para alimentar a la matriarca de la familia y que no vaya devorando a todo el que se le cruce, así que deciden seleccionar a “malas personas” como sus víctimas, al estilo de lo que hacía Dexter. Santa Clarita Diet te mantiene también en tensión por la siempre existente posibilidad de que la descubran, aunque esto queda en un segundo plano cuando su cuerpo comienza a deteriorarse y Joel trata desesperadamente de encontrar una cura.

Es ahí cuando se abren nuevos misterios, dando paso a la segunda temporada, con más muertos vivientes como Sheila y muchas respuestas. Aunque no está claro del todo, ni siquiera si habrá una cura definitiva (que Sheila tampoco parece querer), si conocemos dónde se infectó, en un restaurante Griego llamado Japopo´s  al comer un plato de almejas. 

Dejamos un poco a la imaginación de cada uno saber cómo acabará esta historia, que ha recibido tanto buenas como malísimas críticas pero que al menos, desde Netflix han querido mantener como una de sus series mejor valoradas. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.

¿Dónde ver Santa Clarita Diet?

Al tratarse de una serie exclusiva de Netflix, no hay posibilidad por el momento de disfrutar de esta serie en otro lugar más que en la plataforma de streaming americana. Eso sí, las dos temporadas el día de su estreno mundial ya estaban en Español, así que es de esperar que en un futuro continúen con la misma política.

Capítulos y Temporadas de Santa Clarita Diet

Actualmente, la serie cuenta con dos temporadas emitidas entre 2017 y 2018 en Netflix. Cada una de ellas, cuenta con 10 episodios, de menos de media hora de duración.  Además, al poco de estrenarse la segunda temporada, se produjo la confirmación oficial de la continuación del show con una tercera temporada, la cual presumiblemente llegará en marzo de 2019, lo que posiblemente nos deje todavía un par de meses de margen para conocer más detalles de la serie de Barrymore.

Reparto y Dirección Santa Clarita Diet

Creador: Victor Fresco

Reparto: Drew Barrymore, Timothy Olyphant, Liv Hewson, Skyler Gisondo

Curiosidades de Santa Clarita Diet

En el fondo, estamos hablando de una serie donde el amor y la familia son importantes, pero no nos engañemos, la casquería y brutalidad también. Y eso genera muchísimos seguidores, lo que nos lleva a recopilaciones como la que puedes ver a continuación con curiosidades de Santa Clarita Diet.

Podcast de Santa Clarita Diet

Lo hemos dicho muchas veces. Todo seriéfilo tiene ese placer inconfesable con una serie que casi se avergüenza decir que es seguidor. Para Previously On, Santa Clarita Diet es una de ellas (y no es la única…). Por eso, en cuento pudimos, le dedicamos un podcast en directo.

previously-on-s04e16-santa-clarita-diet

Santa Clarita Diet T1 – PREVIOUSLY ON S04E16

En nuestro próximo Previously On, retomamos las series de Netflix, con una de las últimas en llegar a la plataforma ...
Leer Más

Merchandising de Santa Clarita Diet

Al tratarse de una serie joven, todavía no cuenta con demasiados artículos en la tienda de Amazon, pero sí un par de curiosos objetos de coleccionismo. Un póster oficial de la serie, para el que guste decorar su domicilio con estas cosas, y una taza de la inmobiliaria para la que trabajan los protagonistas. Frikismo puro y duro.