Iniciamos con esta entrada una nueva manera de hacer reviews, más allá de análisis de cada capítulo o temporada, donde trataremos de averiguar los motivos del éxito o el fracaso de algunos de los shows que nos tienen enganchados cada semana. Y como diría Peter Griffin en su sección “Qué me saca de mis casillas…“, vamos a comenzar con la séptima temporada de The Walking Dead.

La inspiración para esta nueva review vino por Facebook, donde seguimos a Dashiell Driscoll, un tipo que cada semana saca lo más absurdo de los episodios de The Walking Dead y lo analiza en clave de humor. Puedes leerlo en su página Funny or die y te recomiendo que lo visites cada semana, porque no tiene desperdicio.

A lo que íbamos. ¿Por qué la séptima temporada de The Walking Dead es la peor de la serie? Para mí, la respuesta es muy sencilla. Porque han encontrado la gallina de los huevos de oro con Negan (al menos eso creen) y tratan de aprovecharlo hasta límites que rayan lo aceptable en televisión. Comencemos por el principio. La temporada arrancaba con un sublime episodio en el que por fin se descubría la identidad de las víctimas a manos de Negan, Glenn y Abraham. pero no sólo eso. También la capacidad del villano de someter a todo un héroe como Rick Grimes, y a toda la comunidad de los protagonistas. Un episodio que narrativamente hablando no tiene grietas, donde pudimos ver incluso a Andrew Lincoln desplegar sus habilidades interpretativas. Y nos quedamos con el mensaje de que ya nada volvería a ser igual.

Pero eso fue todo. Todo el virtuosismo desplegado en la season premiere se diluyó tan sólo una semana después. Entonces parecía importante conocer el destino de personajes como Carol y Morgan, rescatados por los habitantes de El Reino. incluso conocer a Ezekiel y a su tigre. Pero, y aquí comienzan los problemas, descubrimos que estos personajes han perdido carácter, personalidad y fuerza en el camino. Carol, otrora capaz de rescatar ella solita a toda la banda, ahora está demasiado afectada por tanta muerte (y eso que no sabe lo de Glenn y Abe) y ahora quiere alejarse de todo. Morgan, sigue en sus trece de que cualquier vida es valiosa, que oye, es una postura muy respetable (no para los zombies por supuesto) pero en cada aparición desde aquel ya lejano ataque de los Wolves a Alexandría, ha repetido hasta la saciedad su mantra. Y Ezequiel, un tipo considerado Rey, que se encapricha con Carol a la primera de cambio y pierde toda autoridad como personaje, fuera de su trono junto a Shiva.

Los protagonistas regresaban abatidos entonces a Alexandría, para contarles a todos lo ocurrido. Al poco, reaparecía Negan, buscando todas las armas y dejando claro a Rick y los suyos, una vez más, quién manda. Pero aquí fue donde comencé a bajar del pedestal al personaje de Jeffrey Dean Morgan. Sus gestos, sus expresiones, son en ocasiones sacadas literalmente de los cómics. Pero ya no me parece un tipo que impone tanto por lo que es capaz de hacer, sino por lo que representa y todo lo que le rodea. Me explico. Es como si fueran personajes diferentes. El del piloto, una bestia temible capaz de cualquier cosa. El de los capítulos posteriores, una caricatura del primero. Demasiados arqueos de espalda cuando habla.

daryl-tortura-easy-street

¿Y qué había pasado con Daryl?

Pues tras su “heróica” acción en la season premiere, que acabó costándole la vida al bueno de Glenn, Daryl se encontraba prisionero en territorio de Los Salvadores, la banda de Negan. Y de nuevo aquí nos encontramos con historia de relleno. Personificada en Dwight, uno de los principales secuaces de Negan, y su vida anterior, junto con su mujer, antes de formar parte de Los Salvadores. Ese episodio en concreto, será recordado más por la canción que acompaña (Easy Street), como una constante tortura, el destino de Daryl en su celda. Y es que otra de las cosas que han conseguido con esta temporada es rebajar la identidad de algunos de los personajes más queridos por el público y postrarlos de rodillas ante Negan. Daryl es ejemplo claro de ello.

Es cierto que puedes justificar que el impacto de las acciones de Lucille y su dueño son suficientes para socavar la moral a cualquiera y acabar con la esperanza del más valiente. Lo que no ha acabado de convencerme es que de la noche a la mañana, porque a penas transcurren días en la primera parte de la temporada, recuperen fuerzas de la nada y decidan luchar contra su opresor.

Tara y Oceanside

Otra historia sin mucho sentido. ¿Querían darle protagonismo a Tara? Está claro, puesto que esta comunidad formada sólo por mujeres no existe en la historia de los cómics original. Se la han sacado de la manga para sumar una nueva comunidad que haga frente al villano (porque no dudéis que así lo harán), al igual que los supervivientes del vertedero, los últimos en aparecer en la serie. En los cómics, al bando de Rick se unen El reino y Hilltop y eso es suficiente para atacar (no digo el resultado porque es un spoiler de los gordos).  Pero, ¿era necesario un capítulo entero contando los sufrimientos de estas mujeres? ¿Será que Tara será clave en la batalla que está por venir? Lo dudo.

maggie-lider-de-hilltop

Maggie, líder en Hilltop

Una de las pocas cosas que sí me han gustado es la posición de Maggie en Hilltop, no por su fidelidad al cómic (que también), sino porque estamos ante un personaje que, debería haber sido el más devastado por los acontecimientos del inicio de temporada, ha sabido canalizar la ira mejor que nadie. Hemos visto cómo ha sabido defender a esa comunidad con la ayuda de Sasha y Enid, dejando la autoridad de Gregory por los suelos. La aparición de Jesús, una incorporación que en el futuro debe ser vital para el destino de la historia, completa el buen rumbo de esta parte de la historia. Realmente de lo poco rescatable. Jesús es de los más listos, sabe moverse sin ser visto, a excepción de Carl, con el que se encuentra en la parte trasera de un camión rumbo a la fábrica donde viven Los Salvadores.

Sing me a Song, Caaaaarl

Y ahí llega otra oportunidad desaprovechada. Carl, lleno de ira se hace con un fusil y logra encañonar al mismo Negan, para al final echarse para atrás. En vez de castigarlo, le muestra respeto por su valentía (así ocurre en los cómics también) y podemos conocer un poco más de la vida interna en la fábrica. Conocemos las historias con la “plancha caliente”, las numerosas mujeres de Negan y llega el momentazo de la canción de Carl. Totalmente innecesario. Además, nadie parece estar agusto con el status quo que ha planteado Negan en su territorio, pero nadie le hace frente. Vamos, que es un hombre sólo, sin más poder que un bate y tiene acongojado a todo un ejército. Cuando devuelve a Carl a Alexandría, no hay represalias, sólo chuleo frente a Rick.

El final de la media temporada no nos dejó tampoco demasiadas alegrías, si acaso la muerte de Spencer. Parecía que veíamos de nuevo al Negan temible, el que es capaz de inspirar miedo sólo con sus pasos, pero lo volvieron a sacar de la historia durante varios episodios para centrarse en personajes poco o nada relevantes. Te pintan el resurgir del grupo, su alianza con Hilltop y el emotivo reencuentro de Rick y Daryl como el punto de inflexión donde todo cambiará. Pero nada más lejos de la realidad.

El no del Rey Ezekiel

De vuelta al Reino, se produce el primer encuentro de Rick y Ezekiel. Le solicitan ayuda para acabar con Los Salvadores, tienen hombres entrenados y armas, pero la respuesta es un no, “que ya hemos perdido mucho”. Venga, que es evidente que al final van a ayudarse, que para algo has puesto un tigre de 500 kilos en escena, para poder verlo destrozando unos cuantos caminantes, ¿no? Sin embargo, dedican más minutos a la pérdida del palo de Morgan, al reencuentro de Carol y Daryl, (¿es que no dejó claro que quería estar sola? Dejarla ya, hombre!) o a la lucha interna de Rosita por lanzarse o no en plan kamikaze contra Negan.

Y es que en los últimos episodios, se ha evidenciado mucho más el bajo nivel de la serie, ya no sólo por gastar minutos en pantalla con historias como la de Eugene (el tío más soso sobre la faz de la tierra), sino porque hemos empezado a ver ciertas cosas en pantalla que chirrían.

el-ciervo-the-walking-dead

De Wilson, un vertedero y el ciervo

Son tres los que quiero nombrar, pero hay muchos más. Habíamos visto en promos previas al regreso de la segunda parte de la séptima temporada, a un terrorífico caminante ataviado con una especie de armadura de pinchos, que amenazaba a Rick. Cuando finalmente supimos de qué iba esta parte de la historia, nos encontramos con un monstruo que nos pintan como temible, pero, ¿desde cuando Rick ha temido a un único caminante? Pues se destroza una mano, se raja en una pierna y por poco no lo cuenta. Y tras esto, ¡sonríe! Y lo hace desde la cima de una montaña de escombros en un vertedero claramente colocado por ordenador. Así en plan cutre. Como el ciervo. Esta semana la historia del ciervo me ha traído de cabeza. ¿Qué es eso de que te debo un ciervo Michonne? Ese viaje a la feria de pueblo, entre risas, cenas románticas, macarrones con chili y queso y sexo sin venir a cuento me ha parecido de lo más aburrido y el motivo principal que me ha llevado a escribir estas líneas.

Y la gota que ha colmado el vaso, el intento de hacernos creer, aunque sea por unos segundos que Rick había caído a manos de los muertos vivientes. ¿Alguien pensaba que había muerto? ¿En serio? Para rematar, estoy notando en estos últimos episodios que están evitando escenas de violencia y vísceras demasiado explícitas. ¿Tirón de orejas de los más conservadores o licencia artística?

En fin, más de 1500 palabras para sacar un montón de frustración con esta serie dan para mucho, y más que me dejo en el tintero seguro. Lo que está claro es que mi visión del rumbo de la serie se está viendo reflejada en los ratings de la serie, que cada semana son más bajos.

Y a tí, ¿qué te está pareciendo esta temporada de The Walking Dead?

 

Previously On nació como podcast gracias a RadioKolor, una radio libre de Cuenca, España. Tras dos temporadas y casi 50 programas emitidos, decidimos dar el salto a la web, creando la página en la que te encuentras actualmente, aportando a la comunidad seriéfila no sólo nuestros podcast (mas de 120), sino también reviews, noticias, merchandising… Todo hecho por y para seriéfilos.